¿Deben elegir los físicoculturistas entre tener músculo y tener sexo?

Usted podría pensar que los físicoculturistas se preocupan principalmente por cómo ejercitarse y alimentarse, pero una de sus mayores preocupaciones se relaciona con los efectos del físicoculturismo en el sexo y viceversa. Algunas personas creen que los momentos de placer en la cama afectan negativamente su progreso, y otras creen que levantar pesas disminuye sus reservas de energía.

Afortunadamente para los físicoculturistas de todo el mundo, esto no es cierto. He aquí el por qué.

Beneficios psicológicos

No se puede negar el hecho de que ir al gimnasio puede mejorar radicalmente su vida sexual incluso en el nivel más básico. No hace falta decir que un abdomen más plano y músculos más redondeados y curvados en realidad lo harán sentir mucho más atractivo y seguro de sí mismo, pero esto es solo la punta del iceberg. Fortalecer sus músculos no solo lo hace sentir bien por fuera, sino que también hace que su cuerpo produzca poderosas hormonas que aumentan su libido al máximo.

Esto se debe a la liberación de testosterona en su cuerpo. Se ha demostrado científicamente que los niveles de testosterona se disparan durante el ejercicio y permanecen altos por largo tiempo después de este. Con frecuencia esto causa un alto deseo sexual y una mejora considerable del desempeño sexual. Esta es una excelente razón para que las parejas entrenen juntas o para que los hombres solteros finalmente se llenen de coraje e inviten a salir a una de las chicas del yoga.

Beneficios físicos

La misma testosterona que se libera en su cuerpo a causa del ejercicio mejorará dramáticamente su capacidad de desarrollar masa muscular. Algunas personas se apresurarán en concluir que el sexo usa toda su testosterona, pero no hay nada más alejado de la realidad. De hecho, el desarrollo continuo de masa muscular en el gimnasio mantendrá su producción de la hormona, y al mismo tiempo, un mayor nivel de esta en su torrente sanguíneo hará más fácil desarrollar más masa muscular. Es por esto que algunas personas se pueden beneficiar del suplemento adecuado si desean aumentar tanto su deseo sexual como su desarrollo muscular.

Entonces, ¿cómo nació el mito de que el sexo es negativo para su régimen de ejercicios? Bueno, puede serlo, pero solo inmediatamente después de los momentos de placer. Probablemente haya notado una caída de los niveles de energía después del sexo. Esto no se debe únicamente al esfuerzo realizado, sino a la liberación de una hormona conocida como prolactina. La prolactina disminuye tanto su libido como sus niveles de testosterona, pero solo por un corto período de tiempo.

Esto significa que usted debe esperar unas dos horas después del sexo antes de ir al gimnasio de nuevo. ¿Esto significa que tendrá que quedarse recostado al lado de una bella mujer en vez de ir al gimnasio? Creemos que podrá arreglárselas.

 

El físicoculturismo y el buen sexo no se afectan negativamente entre sí; de hecho, es una combinación celestial. Esfuércese intensamente con las pesas y luego realice su cardio entre las sábanas.